Cómo mejorar el rendimiento de tu Mac

Recuerdo que hace varios meses mi Mac ya empezaba a ir lento poco a poco, actualización tras actualización, incrementaba más la seguridad y la fiabilidad del equipo pero la velocidad… era… algo… lenta.

Mi setup ahora mismo es un iMac 4k de 2017 con un Intel Core i7 7700 y para moverme (aunque últimamente no mucho) un MacBook Pro con un Intel Core i5 2435M.

Con mi ordenador de sobremesa voy muy sobrado, pero con el portátil sufría bastante ‘lag’ al abrir aplicaciones y hacer básicamente todo. Por eso, dejaré varias indicaciones en cómo pude solucionar esto en poco tiempo.

Reemplazar el HDD tradicional con un SSD

Parece bastante obvio en 2019 (y casi en 2020), pero muchísima gente todavía va con discos magnéticos de toda la vida, y quieras o no, estos ya no son lo suficientemente rápidos como para llevar el software actual a la suficiente velocidad.

Hay varios motivos con los cuales los usuarios no actualizan sus sistemas a un SSD más rápido: interfícies lentas (SATA I, II), ordenadores difíciles de reparar, sea por su factor de forma o cómo de difícil lo ponen los fabricantes, multitud de datos, o simplemente por miedo.

Ampliar la memoria RAM

A parte de reemplazar nuestro disco duro por un SSD, nos encontramos después con el dilema de no tener más de 4 programas/aplicaciones abiertas a la vez, ya que 2GB o 4GB se nos pueden quedar cortos (a no ser que uses Chrome, entonces ni te pienses el hecho de hacer multitasking).

Por mi parte, al diseñar y escribir código, consultar el correo, controlar remotamente mi Raspberry Pi y mi servidor, escuchar música por Spotify o hacer streaming en 1080p, recomendaría mínimo 8GB, los cuales en todos los MacBook Pro (los Air no, ya que tienen la RAM soldada) y algunos iMacs a partir de 2010 son mejorables a 16GB si hace falta.
El procedimiento es casi igual de sencillo que el de reemplazar el disco duro.

Cambiar la pasta térmica del procesador

También algo muy recomendable, y ya que estamos en el apartado de hardware, que la pasta térmica (el compuesto que está encima del ‘die’ del procesador, transmitiendo el calor hacia la base del disipador) sea reemplazada tras un lapso de 4-6 años, dependiendo del uso, ya que pierde las propiedades con el tiempo.

Un buen ejemplo de pasta térmica sería la de la casa de Arctic, la MX 4.

También, ya entrando en el tema del software, sería muy recomendable controlar la velocidad del ventilador, para mantener esos 40-50 fresquitos grados, podéis leer más sobre esto aquí.

Lo que tengo por defecto son 4000 revoluciones por minuto, las cuales son un correcto balance entre ruido y temperatura.

Aligerar el arranque del Mac

Para mejorar el tiempo de encendido, podemos eliminar los ítems que se inician al arrancar el Mac, los cuales los encontraremos en una lista en Parámetros del Sistema > Usuarios y Grupos > Pestaña «Ítems de inicio».

También como opción extra, podemos desinstalar algunos programas que ya no usemos. Podemos abrir el Finder y simplemente arrastrar la aplicación a borrar hacia el ícono de la papelera o hacer clic en «Mover a la papelera» a través del menú contextual.
Tras realizar la limpieza de software, lo recomendable es eliminar el contenido de la papelera para liberar espacio en disco.